top of page

Uniendo religiones: la historia de AMANAH entre Judios y Musulmanes

Malmö, Suecia, es una ciudad con una población diversa, que incluye un número significativo de minorías religiosas. Sin embargo, esta diversidad no siempre se ha traducido en una convivencia armoniosa. La discriminación y la falta de comprensión han creado tensiones entre diferentes comunidades, en particular las poblaciones judía y musulmana. Pero en medio de estos desafíos, dos personas, el Imam Barakat y el rabino Moshe David HaCohen, vieron la oportunidad de cerrar la brecha y crear una sociedad más confiable. Esta es la historia de cómo fundaron AMANAH - The Muslim-Jewish Partnership of Trust - y sus esfuerzos continuos para promover el diálogo interreligioso y contrarrestar la discriminación.

Malmö tiene una rica historia de comunidades judías y musulmanas. La población judía se remonta al siglo XVIII, mientras que la comunidad musulmana comenzó a crecer en las décadas de 1960 y 1970. Sin embargo, estas comunidades se han enfrentado a numerosos desafíos, incluida la discriminación, los crímenes de odio y la falta de comprensión. La situación alcanzó un punto crítico en 2009, cuando una sinagoga local fue atacada por pirómanos. Este incidente sirvió como una llamada de atención para que ambas comunidades se unieran y abordaran los problemas subyacentes.


Entran el Imam Barakat y el rabino Moshe David HaCohen. Ambos hombres habían estado trabajando por el diálogo interreligioso durante años, pero sus caminos nunca se cruzaron hasta 2016. Cuando finalmente se conocieron, inmediatamente reconocieron el potencial de colaboración y decidieron establecer AMANAH.


El Génesis de AMANAH


El encuentro inicial entre el Imam Barakat y el rabino HaCohen estuvo marcado por una visión compartida de una sociedad armoniosa donde personas de diferentes religiones pudieran vivir juntas en paz. Reconocieron que esto requeriría generar confianza entre las comunidades, lo que sólo podría lograrse a través del diálogo y el entendimiento.


El establecimiento de AMANAH no estuvo exento de desafíos. Ambos hombres enfrentaron el escepticismo dentro de sus propias comunidades, y algunos cuestionaron la necesidad de tal organización. También tuvieron que navegar por el complejo panorama de la financiación y el apoyo político. Pero su determinación y visión compartida los hicieron seguir adelante y, en 2017, se lanzó oficialmente AMANAH.


Objetivos y Operaciones de AMANAH


El objetivo principal de AMANAH es fomentar la confianza entre las comunidades musulmana y judía en Malmö. Para lograrlo, han desarrollado una variedad de programas e iniciativas que promueven el diálogo y el entendimiento. Estos incluyen diálogos comunitarios, talleres educativos y celebraciones interreligiosas.


Una de sus iniciativas más exitosas ha sido la iniciativa "Caminando Juntos". programa, que reúne a grupos de mujeres judías y musulmanas para explorar las culturas y tradiciones de cada una. Este programa ha ayudado a romper estereotipos y construir puentes entre comunidades.


El impacto de AMANAH no ha pasado desapercibido. En 2019, recibieron el prestigioso Premio Raoul Wallenberg por su trabajo en la promoción del diálogo interreligioso y la lucha contra la discriminación.


Desafíos y Triunfos


Dirigir una organización como AMANAH no está exento de desafíos. La financiación sigue siendo un problema constante, y la organización depende de donaciones y subvenciones para sostener sus operaciones. También hay escepticismo por parte de algunos miembros de ambas comunidades que desconfían de interactuar con la otra parte.


Sin embargo, a pesar de estos desafíos, AMANAH ha obtenido numerosos triunfos. Han organizado eventos comunitarios exitosos, como el evento anual "Iftar en la sinagoga" Cena durante el Ramadán, que reúne a judíos y musulmanes para comer y conversar. También han facilitado un diálogo significativo entre los miembros de la comunidad, lo que ha llevado a una mayor comprensión y confianza.


Aspiraciones futuras


El Imam Barakat y el rabino HaCohen son optimistas sobre el futuro de AMANAH. Ven a la organización como un modelo para otras ciudades que enfrentan desafíos similares. Su objetivo final es crear una sociedad donde personas de todas las religiones puedan vivir juntas en armonía.


La historia de AMANAH es un testimonio del poder del diálogo y la colaboración interreligiosos. En un mundo donde la división y el odio parecen ir en aumento, iniciativas como AMANAH ofrecen esperanza para un futuro mejor. Como dice el Imam Barakat: "Todos somos una familia y debemos trabajar juntos para crear un mundo mejor para nuestros hijos".

1 visualización
bottom of page