top of page

¿Pueden judíos y musulmanes orar juntos?

En una era marcada por una creciente polarización y tensiones entre comunidades, el mundo enfrenta un aumento crítico tanto del antisemitismo como de la islamofobia. Estas formas de odio, profundamente arraigadas en una larga historia de prejuicios, desinformación y conflictos, han encontrado nueva vida en el clima global actual. En medio del conflicto entre Israel y Hamas, las comunidades de todo el mundo están experimentando un efecto dominó de miedo, hostilidad y violencia, lo que subraya la naturaleza interconectada de los conflictos regionales y el sentimiento global.

El trágico asesinato de Wadea Al-Fayoume, un niño palestino-estadounidense de seis años de Illinois, es un crudo recordatorio de las consecuencias en el mundo real del odio desenfrenado. Apuñalado 26 veces en lo que se ha denunciado como un crimen de odio, la muerte de Wadea simboliza el costo final de la intolerancia y la necesidad urgente de que las comunidades de todo el mundo adopten medidas sustantivas contra la creciente ola de odio.A medida que las tensiones continúan aumentando en Israel y Gaza, la violencia no sólo se ha cobrado vidas sino que también ha provocado un aumento de incidentes antisemitas e islamófobos en todo el mundo. Las personas de las comunidades judía y musulmana se ven injustamente sometidas a represalias y violencia por crisis que escapan a su control y participación. Este fenómeno pone de relieve la peligrosa tendencia a generalizar la culpa, a menudo alimentada por la desinformación y la falta de comprensión de las complejas dinámicas sociopolíticas involucradas en el conflicto.

En respuesta a esta creciente crisis, nosotros en la Coalición Internacional Multireligiosa (IMFC de sus siglas en inglés) enfatizamos el poder transformador de la acción colectiva y la comprensión en nuestro nuevo video, "La regla de oro: ¿Pueden los judíos y ¿Los musulmanes rezan juntos?

El vídeo muestra ejemplos inspiradores de solidaridad interreligiosa del mundo real y ofrece un conmovedor mensaje de esperanza en medio de la discordia prevaleciente. Presenta el acto simple pero profundo de la oración comunitaria como un camino potencial hacia una paz duradera en el Medio Oriente y más allá.El llamado a la acción del CMFI resuena con los principios esbozados en "Aliados contra el odio: un conjunto de herramientas para comunidades religiosas", en inglés. una guía completa que proporciona pasos prácticos para que individuos y comunidades combatan activamente el odio. El conjunto de herramientas fomenta el compromiso proactivo y construye comunidades resilientes basadas en el respeto y la comprensión mutuos.

Para promover esta iniciativa, la Casa Blanca ha introducido un conjunto de herramientas diseñado para combatir los prejuicios y la discriminación religiosos. Este esfuerzo reconoce que la fuerza de una comunidad radica en su unidad y defensa colectiva contra el odio. El conjunto de herramientas alienta a las personas a interactuar con sus vecinos de diferentes religiones y orígenes, fomentando un sentido de armonía comunitaria y humanidad compartida.


Los datos empíricos subrayan el impacto de las relaciones personales a la hora de derribar las barreras del prejuicio. La Pew Research Center informa que las personas que conocen a alguien de la comunidad musulmana tienen más probabilidades de tener opiniones positivas hacia los musulmanes. De manera similar, el informe sobre el estado del antisemitismo en Estados Unidos del Comité Judío Estadounidense indica una correlación entre las relaciones personales con individuos judíos y una mayor conciencia y preocupación por el antisemitismo.


Estos hallazgos resaltan el papel fundamental de la experiencia personal y las relaciones interpersonales para desmantelar los estereotipos y reducir los prejuicios. Afirman la noción de que conocerse unos a otros es entenderse unos a otros, un paso fundamental hacia la erradicación del odio infundado que alimenta tanto el antisemitismo como la islamofobia.En este momento peligroso, el camino a seguir requiere un compromiso global con la empatía, la comprensión y la acción. Requiere un rechazo de las narrativas divisivas que separan a las comunidades y una aceptación colectiva de los valores que nos unen como seres humanos.


Estas iniciativas son pasos encomiables en esta dirección, pero la responsabilidad recae en cada individuo de ser un embajador del cambio por derecho propio.Al entablar un diálogo, desafiar los prejuicios y construir relaciones genuinas entre religiones y culturas, la sociedad puede construir un baluarte contra las fuerzas del odio y la división. A través de estos actos cotidianos de valentía y conexión, el mundo puede forjar un futuro definido no por el conflicto sino por la cooperación, no por el odio sino por la comprensión, y no por la división sino por la humanidad compartida.


1 visualización

Comments


bottom of page