top of page

La Cámara de Representantes de Estados Unidos apoya a la Communidad Bahá'í en Iran por Persecución

En un mundo donde la libertad religiosa a menudo se da por sentada, la difícil situación de los bahá'ís en Irán es un crudo recordatorio de los desafíos que muchos enfrentan al practicar su fe. La comunidad bahá'í, la minoría religiosa no musulmana más grande de Irán, ha enfrentado persecución desde sus inicios en el siglo XIX. Sin embargo, los acontecimientos recientes han provocado una represión sin precedentes contra esta comunidad pacífica, lo que ha atraído la atención y la preocupación internacional.

En medio de este telón de fondo, la Cámara de Representantes de Estados Unidos, en una medida encomiable, ha condenado al gobierno iraní por su continua persecución de los bahá'ís. Esta medida obtuvo un apoyo sin precedentes y es un testimonio del compromiso de la comunidad global para defender la libertad religiosa y los derechos humanos. El representante estadounidense Jan Schakowsky estuvo al frente de esta iniciativa, cuyos esfuerzos han puesto esta cuestión en el centro de atención.


La fe bahá'í y su historia en Irán


Antes de profundizar en los acontecimientos recientes, es esencial comprender la fe bahá'í y su historia en Irán. Fundada por Bahá'u'lláh a mediados del siglo XIX, la fe bahá'í enfatiza la unidad espiritual de toda la humanidad. Sus enseñanzas giran en torno a los conceptos de paz mundial, unidad mundial e igualdad.


A pesar de sus enseñanzas pacíficas, la comunidad bahá'í en Irán ha enfrentado persecución desde sus inicios. Esta persecución se debe a diferencias teológicas, ya que muchos en Irán consideran herética la fe bahá'í. A lo largo de los años, esto se ha traducido en una discriminación sistémica, y los bahá'ís enfrentan desafíos en la educación, el empleo e incluso en la práctica de su fe.

La reciente represión


En los últimos años se ha visto una severa intensificación de esta persecución. Se han allanado hogares bahá'ís, se ha arrestado a líderes comunitarios y muchos bahá'ís se han enfrentado a acoso y discriminación. Las acciones del gobierno iraní parecen ser un esfuerzo coordinado para reprimir la fe bahá'í del país y sus seguidores.


Esta represión no ha pasado desapercibida. Organizaciones de derechos humanos de todo el mundo han dado la voz de alarma y han documentado numerosas violaciones de derechos contra los bahá'ís. La comunidad internacional ha observado con creciente preocupación cómo la situación se ha deteriorado.

La Cámara de Representantes de EE. UU. adopta una postura


En una medida significativa, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una resolución condenando las acciones del gobierno iraní contra los bahá'ís. Esta resolución, que contó con el apoyo bipartidista, es un mensaje claro para el gobierno iraní y el mundo en general: la libertad religiosa es un derecho humano fundamental y su violación no será tolerada.


La resolución también señaló que “los bahá'ís de Irán nunca han sido reconocidos por su gobierno y, a menudo, son perseguidos por el régimen iraní. El régimen a menudo se apodera de bienes personales, niega a los bahá'ís el acceso a la educación y a oportunidades de empleo, y detiene o encarcela a los bahá'ís basándose únicamente en sus creencias religiosas".

El representante estadounidense Jan Schakowsky jugó un papel decisivo en esta iniciativa. Defensor de los derechos humanos desde hace mucho tiempo, los esfuerzos del representante Schakowsky han puesto de relieve la difícil situación de los bahá'ís en Irán. Ella se ha asegurado de que sus voces sean escuchadas en el escenario internacional a través de audiencias, debates y la reciente resolución.


En una declaración, el representante Schakowsky dijo: "La persecución de los bahá'ís en Irán es una clara violación de los derechos humanos. Como comunidad internacional, tenemos la responsabilidad de enfrentarnos a tales violaciones y garantizar que cada individuo tiene derecho a practicar su fe sin miedo.


La comunidad internacional bahá'í responde


“La Comunidad Internacional Bahá’í (CIB) acoge con agrado esta expresión de apoyo bipartidista sin precedentes por parte de la legislatura estadounidense”, dijo Simin Fahandej, Representante de la Comunidad Internacional Bahá’í ante las Naciones Unidas en Ginebra. “El gobierno de Irán debe saber que la comunidad internacional está observando cómo trata a sus ciudadanos, incluida una de sus poblaciones más vulnerables, los bahá’ís. Hemos visto una y otra vez que su trato a los bahá’ís es una prueba de fuego de cómo trata a la población en general en Irán”.


“Decenas de bahá’ís iraníes han sido detenidos, arrestados, juzgados, condenados o encarcelados en las últimas semanas”, añadió la Sra. Fahandej. “El gobierno de Irán no se detiene ante nada para tratar de estrangular a los bahá’ís de Irán, hacerlos inviables como comunidad, reprimirlos y difundir discursos de odio y calumnias contra ellos. Los iraníes y la comunidad internacional piden firmemente y con una sola voz el fin de la persecución sistemática contra los bahá'ís y las violaciones de los derechos de tantas personas en todo el país. Todos los ciudadanos y todos los grupos en Irán merecen vivir como iguales en su propio país, ya sean mujeres u hombres, ya sean mayoría o miembros de minorías étnicas o religiosas”.

El camino a seguir


Si bien la resolución de la Cámara de Representantes de Estados Unidos es un paso importante, el camino por recorrer es largo. La comunidad bahá'í en Irán continúa enfrentando desafíos y es esencial que la comunidad internacional permanezca alerta.


La esperanza es que con una presión continua y la atención sobre este tema, el gobierno iraní reconsidere su postura y garantice que los bahá'ís, como todos los demás ciudadanos, sean tratados con dignidad, respeto y justicia.


En conclusión, los recientes acontecimientos que rodean a la comunidad bahá'í en Irán resaltan la importancia de la libertad religiosa y el papel de la comunidad internacional en su defensa. La resolución de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, defendida por el representante Schakowsky, es un testimonio del compromiso global con los derechos humanos. Mientras el mundo observa, es un recordatorio de que la unidad y la solidaridad pueden allanar el camino para el cambio frente a la adversidad.


1 visualización

コメント


bottom of page